Los Santos Locos otra vez subidos a la barricada

Entrevistamos vía mail a los Santos Locos, una editorial digital de poesía que acaba de ampliar su catálogo con tres nuevos títulos: Lennon, el führer de los incapaces, de Marysabel Sánchez Bouttó; Bardo, de Nicolás Pedretti; y La emotividad del nucleum,  de Ariel Servettini. Los interrogamos sobre cómo fue la gestación del catálogo, el trabajo con lxs autorxs y su experiencia como editores de poesía en formato digital.

http://santoslocos.com.ar/col_barricada.html
¿Cuándo empiezan a gestar la colección “La Barricada”?
La colección comienza a gestarse en el 2013, una vez lanzada la colección “Augurio” que constaba de 3 títulos y el libro Semana laboral (que pertenece a “Herejes, Santos Sueltos”, que es donde van a parar los libros de poemas que no salen en formato de colección).

¿Cómo definirían el “espíritu” de la colección? ¿Es una colección cerrada o tienen pensado sumar más títulos?
El espíritu es el que se enmarca en su nombre: alguna vez el poeta Nicolás Castro dijo de la editorial “La poesía es nuestra barricada”, y es así como lo pensamos. Nosotros somos poetas, editamos poesía, pensamos que debe leerse la poesía como quien no puede parar de leerla y aun más pensamos que debe escribirse como quien no puede dejar de escribirla. La poesía es nuestro frente de batalla, la primera línea, la barricada.
“La Barricada” es una colección cerrada solo porque pensamos en las colecciones en formatos de 3 títulos (lo que nos hace más cómodo trabajar y gerenciar nuestros tiempos); pero en realidad es parte del catálogo de la editorial, que tiene esa mirada de confrontación y unidad. Vinimos a ocupar un espacio, no a sacarle uno a nadie, ni a desplazar a nadie: pensamos que ese espacio nos llamaba, nos reclamaba y, bien o mal, aquí estamos.

¿Cómo hicieron la elección de lxs autorxs? ¿La colección eligió a lxs autorxs o lxs autorxs hicieron la colección?
Como editor uno siempre tiene un ideal de cómo quiere que sea su colección: las cosas desde el llano y la planificación se ven menos caóticas y más fáciles de lo que realmente son. En un principio teníamos seleccionados tres poetas; pero de lo que uno piensa a lo que sucede pasa la vida misma, y autores quedaron en el camino y aparecieron otros. Hubo procesos de trabajo que llegaron a buen puerto y otros que chocaron con dudas de los poetas o nuestras. Así que podría decirse que hubo una suerte de proceso de ambos lados: la colección eligió a sus autores y algunos hicieron la colección. Hubo autores que estaban predestinados y otros que tan solo no lo estaban.

¿Cómo fue el trabajo con los textos? ¿Hubo selección, búsqueda, curación, descarte, rescritura, discusiones?
Hubo de todo eso y más. Selección, corte, descarte, libros que se partieron en dos y otros que estaban ahí esperando emerger y tan solo había que saber encontrarlos. Algunos de los autores fueron más dóciles que otros, y también hubo quienes quedaron por el camino quizás para futuras colecciones. ¿Quién sabe? Lo que sí podemos aseverar es que desde la decisión de hacer una colección hasta su lanzamiento pasaron no menos de seis meses de idas y vueltas.

Las voces, los temas, las miradas de lxs autorxs son muy distintas y diversas, ¿les parece, sin embargo, que hay algo que une la escritura de los autores publicados y que los enlaza con la “combatividad” que trasluce el título de la colección?
Lo “combativo” viene dado por la posición de la editorial y su catálogo: tratamos de publicar autores heterogéneos porque eso enriquece el catálogo y porque quienes componemos la editorial tenemos miradas estéticas diferentes; así que ahí es donde conviven libros muy “hard-punk” como el Lennon, el führer delos incapaces, de Marysabel Sánchez Bouttó, con la barrialidad del Bardo, de Pedretti, que es diametralmente opuesto; y ni hablemos de la oscuridad de La emotividad del nucleum,  de Servettini.  Pero si uno sigue buceando en nuestro catálogo encontrará que hay cosas en común entre nuestras colecciones: Bardo y Semana Laboral, de Gras, tienen una suerte de urbanidad, mientras que Nucleum… y De musas noches y demonios, de San del Mal, exploran más el inconsciente. Se pueden encontrar puntos en común entre el Lennon… y La pelusa del Jardín, de Castro. El catálogo en ese sentido es muy sólido, o al menos aspiramos a que lo sea.

¿Cómo sienten la recepción de las ediciones digitales de poesía actualmente? ¿Hay ya un público lector de libros de poesía en formato digital o todavía está germinando? ¿Cuáles son las ventajas más importantes de editar y hacer circular libros de poesía en formato digital?
Nuestra experiencia es positiva, hay toda una generación (o dos, o tres) que se formó o acostumbró a ser “lectora de pantalla”. Son lectores que buscan y navegan en pos de lo que necesitan y muchos de ellos necesitan poesía. Para que se den una idea, en nuestra nueva colección —que no tiene más de un mes de lanzada— ya tenemos aproximadamente 800 descargas; y eso arrastra o remolca los otros títulos del catálogo, que sumados hacen más de 1000 descargas entre junio y lo que va de julio.  ¿Cuáles son las ventajas? Primero, no se me ocurre un título de poesía que tenga más de 100 ventas en un mes, y nosotros no tenemos uno, tenemos siete. Segundo, muchas de esas descargas (casi el 40%) son de otros países, lo que nos da una variable que es muy difícil de conseguir en otra plataforma que no sea digital. Tenemos pedidos para que les mandemos libros impresos desde España, México, Venezuela, solo por citar algunos puntos de los que se han contactado. Por otro lado están los costos y la libertad editorial y creativa que te da hacer todo a mano y sin la necesidad de rendirle  cuentas a “naide”.

¿Qué están pergeñando los Santos Locos para el futuro inmediato/remoto?
Tenemos varias sorpresitas en la manga, pero basta con decir que se viene una colección de rock, otra de poesía infantil y una de poesías de los pacientes del Borda (una joyita), por decir solo tres cosas que están en vías de producción.
Por otro lado, tenemos nuestro ciclo de lecturas y música “Santa Poesía”, que ya se hizo 3 veces en Capital Federal, y ahora comenzaremos a viajar por GBA y las provincias. También seguimos acompañando al ciclo “Más poesía menos policía”, a donde sea.
Estamos trabajando de a poco con Imprenta Rescate, en proyectos especiales que esperamos pronto poder comunicar.
Por último, seguiremos desde nuestras redes sociales dando batalla,  apoyando, replicando  y compartiendo actividades de “compañeros”, poetas, editores, ciclos, bandas que nos gusten  y más.

[ contacto con la editorial ]
web | fb

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada